Hábitos de hidratación

Desarrolla un Hábito de Hidratación: Un Viaje hacia la Salud Óptima

La hidratación es un pilar fundamental para mantener nuestro cuerpo funcionando de manera óptima. Sin embargo, en medio de las demandas diarias y las distracciones constantes, es fácil pasar por alto la importancia de este hábito aparentemente simple. En este blog, exploraremos cómo puedes cultivar y mantener un hábito sólido de hidratación para impulsar tu bienestar general.

Desarrollar hábitos de hidratación constantes y proactivos puede ser un desafío, ¡pero es totalmente alcanzable! Y ya sea que esté siempre en movimiento o recientemente haya comenzado a mover más su cuerpo, la hidratación proactiva podría ser el cambio definitivo.

Manténgase hidratado por la mañana y por la noche

¡Hidratarse no tiene por qué ser complicado! En ocasiones, es tan sencillo como empezar el día (o tu próxima aventura) bien hidratado y preparado para la acción. Hemos simplificado el proceso al identificar tres momentos clave del día para practicar una hidratación proactiva. Además, te presentamos algunos hábitos simples que te ayudarán a mantenerte hidratado desde el inicio hasta el final.

Hidratarse por la mañana

  • Despierta con agua. Comience bien el día con 8 onzas líquidas de agua para reponer su cuerpo.
  • Agregue Nuun (electrolitos) antes del mediodía. La hidratación proactiva comienza por la mañana, así que agrega electrolitos al agua como parte de tu rutina de media mañana.

Hidrátate en movimiento

  • Calienta con Nuun. Incorpora electrolitos a tu rutina pre-entrenamiento. ¡Y no olvides beber también durante y después del movimiento!
  • Recuerda tu botella de agua. Una botella de agua reutilizable es el complemento perfecto en tu búsqueda de hidratación, así que sé proactivo y cógela cuando salgas de casa. Repasa una lista de control mental: teléfono, llaves, cartera, agua.  

Hidratarse por la noche

  • Tómese el tiempo para el agua. La vida se vuelve ajetreada, así que busque un momento tranquilo para hidratarse después de un día agitado. Beber agua durante la cena puede ser un comienzo refrescante para la velada.